Historia

HISTORIA DEL CLUB ALIANZA LIMA

Fundación

Transcurría el año 1901 en Lima, capital peruana, específicamente situémonos en la calle Cotabambas. Aquella calle, parte del barrio de Las Chacaritas, colindante con el centro, fue testigo de un inicio. No cualquier inicio, quizás el más importante de los inicios en la historia del fútbol nacional.

Empezó cuando un grupo de niños – sí, niños, a lo mucho adolescentes – se juntaban diariamente para practicar el football, aquel deporte de ribetes exóticos traído al Perú por los ingleses y que entonces empezaba a cobrar fuerza y popularidad. No era común, sin embargo, que el deporte sea practicado en barrios humildes, pues esto era casi una exclusividad de las familias más acomodadas de la sociedad de aquel entonces. Esta exclusividad incluso empezaba a institucionalizarse en el Lima Cricket.

No obstante, aquellos niños, inocentemente ajenos a estas injustas divisiones clasistas, continuaron practicando y perfeccionándose en Cotabambas. Aquí entran a tallar algunos apellidos que cobraron relevancia para permitir que este sueño deje de ser sólo barrial y hacerlo más grande.

Los Chacaltana, los Carvallo y los Pedreschi – estos últimos inmigrantes llegados de Florencia, Italia – familias cuyos menores hijos o nietos resultaron ser los fundadores de lo que en un tiempo se convertiría en la máxima expresión popular de nuestro fútbol. Y la historia continúa en un stud. Para ser más exactos: el stud ‘Alianza’.

Los Chacaltana tenían una finca, y a poca distancia se instaló un corral para caballos que era propiedad compartida de Augusto Bernardino Leguía Salcedo – quien años después sería presidente del país – Los niños de Cotabambas se reunían en el potrero. Amistaron con los trabajadores del stud y empezaron juntos a jugar al football con una pelota de trapo hecha por ellos mismos – de ahí aquel verso de la conocida canción: «una pelota de trapo, testigo del primer gol […] primero buenos amigos, después a darle al balón». – Ya que las pelotas ‘normales’ – las de cuero – eran importadas y sumamente caras. Chicos de un barrio humilde no podían obtenerlas si no juntando sus mesadas durante meses. Todo esto le seguía dando forma al sueño, sueño que, según el testimonio de Manuel Carvallo – registrado en la primera edición de la revista ‘El íntimo’, aún en 1976 – se terminó de formar en dos fechas clave: El 2 de febrero surgió la idea de ‘fundar’ un club de football, mientras que el 15 de febrero de 1901, se concretó la fundación con el nombre de ‘Sport Alianza’, en alusión al nombre del stud.

Poco tiempo después de la fundación, fallece don Ángel Pedreschi. Don Ángel era dueño de una licorería, negocio con el que mantenía a su familia. Su hijo mayor de trece años, Eduardo, uno de los fundadores del Sport Alianza, se hace cargo de la licorería y del resto de los Pedreschi. Gracias a estos nuevos deberes se aleja un poco del football, pero no del Sport Alianza. Eduardo Pedreschi, el único de los chicos de Cotabambas que manejaba dinero debido al negocio del que ahora se hacía cargo, se convertiría pronto en el padrino que necesitaba el club para consolidarse. En poco tiempo el Sport Alianza ya tenía uniformes. El primer diseño consistió en una camiseta verde y pantalones blancos. Cabe precisar que el color verde fue en honor a la bandera de Italia, considerando las raíces de los Pedreschi. Más adelante las camisetas cambiarían a azul y blanco – combinación que todos conocemos en la actualidad – adoptando los colores de los jinetes del stud.

El Sport Alianza, al ser un equipo compuesto por niños y adolescentes, jugó muchos partidos sin registro alguno, ya que eran encuentros barriales que no acaparaban cobertura de la prensa. Cuando los chicos fueron haciéndose adultos, la importancia del Sport Alianza, y su fama, fue calando en el consciente popular. Fue así que en 1910 se registró el primer partido de la blanquiazul. Fue ante el Sport Lima, otro club barrial fundado en el distrito de Jesús María. Victoria aliancista por dos goles a cero.

Así se formaron y fortalecieron las raíces de lo que luego se convertiría en el glorioso club Alianza Lima. Así empezó todo.

Anuncios